RELACIONÁNDOME CON MIS SUEGROS

La relación con los suegros siempre se ha prestado para hacer chistes o bromas, indicando su mala influencia sobre la pareja, y aunque no siempre es verdad, suelen presentarse algunos roces.

La biblia nos da referencia de cómo relacionarnos con los padres después del matrimonio: “Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno.” Marcos 10:7-8
Asuma la independencia: Un matrimonio necesita independencia, o sea, cortar el “cordón umbilical” con los padres. Esto significa que deben seguir honrándolos pero con la convicción que deben dejar su hogar paterno para formar uno nuevo que necesita privacidad e intimidad. Hay circunstancias particulares que conllevan a una pareja a depender en alguna forma de los padres, si este es su caso, no les debe permitir que controlen su vida familiar, porque si no dejan clara esta independencia, será el primer paso para que usted o su pareja esten disputando con los padres el lugar que le corresponde.

Cambie de rol: El día de su boda usted debió asumir un cambio de posición: dejó la cobertura de autoridad de sus padres para convertirse en autoridad de su casa junto con su cónyuge. Sus prioridades deben ponerse en orden, primero esta su papel de esposo o esposa, que el de hijo o hija. Si asume este papel de una manera responsable y clara, sus padres tendrán menos posibilidades de involucrarse en su matrimonio.


Intégrese a su nueva familia: Al unirse en matrimonio usted se hace una sóla persona con su cónyuge y por esa razón pasa a ser parte de su familia. Si tiene una buena relación con ellos, felicitaciones su familia se ha agrandado; pero si le ha dado dificultad adaptarse a su estilo de vida, debe tratar de tener una relación cordial y no muy íntima para no crear conflictos, porque recuerde que ellos son una extensión de su familia.

Decida honrarlos como padres: Cuando usted entra en la familia de su cónyuge, debe asumir la responsabilidad como miembro de ella: Ámelos y respételos, perdone sus palabras y acciones dañinas y ore por ellos. Fomente la paz entre las familias y no ponga a su cónyuge en contra de sus padres, llámelos de vez en cuando y motive a su cónyuge para que los visite y este pendiente de sus necesidades y, en lo posible, construya lazos de amistad con ellos. No les hable mal de su hijo o hija, trate de evitar discusiones de poca importancia, tenga detalles amorosos con ellos. Si tiene dificultades con sus suegros, hable con su cónyuge para que maneje la situación.

Sus padres también son suegros: Su relación de pareja está por encima de la relación con sus padres, por eso trate de entender a su cónyuge cuando no se lleve bien con ellos y sea conciliador, hábleles de todas las cualidades de su esposo o esposa y no de sus defectos, no los incluya en sus conflictos pues después de la reconciliación con su pareja, los padres pueden seguir heridos. No delegue en sus padres responsabilidades que debe asumir usted o su cónyuge porque les dará derecho a opinar y exigir.

Relación con ambas familias: Una pareja debe fijar los límites y hacer acuerdos en la forma en que van a relacionarse con los padres de ambos. En lo posible esta relación debe ser equitativa en cuanto al dinero, el tiempo que se les dedica o los regalos. Ni los padres ni los suegros deben entrometerse en las decisiones familiares, pueden ser consultados pero el resultado final debe ser de común acuerdo entre la pareja.

Ruth, una mujer de la Biblia, nos da ejemplo de su relación con su suegra: "Ya me han contado —le respondió Booz— todo lo que has hecho por tu suegra desde que murió tu esposo; cómo dejaste padre y madre, y la tierra donde naciste, y viniste a vivir con un pueblo que antes no conocías. ¡Que el Señor te recompense por lo que has hecho! Que el Señor, Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte, te lo pague con creces." Ruth 2:11-12
Reflexión:Es un reto para muchos matrimonios mantener unas buenas relaciones con sus suegros, pero para hacerlo con éxito es necesario buscar a Jesucristo y pedirle que provea de Su amor para poder amarlos tal como ellos son. Si logra mantener la armonía en esta relación, muchos de los conflictos de pareja disminuirán y su cónyuge seguramente lo agradecerá.

2 comentarios:

Noemi dijo...

Un excelente tema, reciban muchisimas bendiciones desde mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

Anónimo dijo...

Muuy bendecida por este articulo.......gracias.