Afirmaciones de una verdadera mujer cristiana


  • Las Escrituras son el medio autorizado por Dios para instruirnos en Sus caminos y revelan Su patrón para nuestra feminidad, carácter, prioridades, roles, responsabilidades y relación.
  • Glorificamos a Dios y experimentamos Sus bendiciones cuando aceptamos y gozosamente abrazamos la creación de Su diseño, funciones y orden para nuestras vidas.

El matrimonio es para tener hijos . . . discípulos de Jesús.

Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

He intentado de demostrar a través de la Escritura que el significado principal del matrimonio es reflejar el pacto de amor entre Cristo y su iglesia. En otras palabras, el matrimonio fue diseñado por Dios para ser una parábola de la forma en que Cristo ama a su iglesia y la forma en que la iglesia ama y sigue a Cristo. Esto es lo más importante que deben saber los esposos y las esposas acerca del matrimonio.

EL MATRIMONIO REFLEJA AL MAGNÍFICO

El pasaje clave ha sido Efesios 5:23-25: “porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella.” No te familiarices con esto para que te siga asombrando. ¿Dónde, en todo el mundo, hablaría alguien sobre el matrimonio de esta forma? En estos tres versículos lo dice tres veces: 

Versículo 23: matrimonio: así como Cristo es cabeza de la iglesia
Versículo 24: matrimonio: como la iglesia está sujeta a Cristo
Versículo 25: matrimonio: como Cristo amó a la iglesia.

Hijos: Sabiduria, estatura, gracia

Nuestros hijos nunca parecen quedarse sin palabras. Aun con un vocabulario pequeño, es sorprendente lo bien que pueden llenar el silencio con miles de sílabas cortas. Los padres somos una historia diferente. En hogares llenos de preguntas y necesidades, puede ser difícil para nuestros cerebros cansados incluso construir frases quebradas. A veces me encuentro a mí mismo balbuceando cuando trato de hablar con mis hijos, como si necesitara que me reseteasen.

¿Dónde hallar consuelo?

No puede haber ninguna revelación de Dios como el Dios de toda consolación, excepto por medio de Cristo. Él es el Depositario de nuestra consolación, tanto que es llamado “la consolación de Israel” (Lc. 2:25). Cristo es nuestro consuelo y el Espíritu Santo es nuestro Consolador.

¿Quién puede escuchar estas palabras de ternura y amor que brotan de sus labios para los corazones dolientes de sus discípulos en víspera de ser separados de él y no sentir que Cristo es realmente la consolación de su pueblo? “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay” (Jn. 14:1-2).

¿Surge su dolor de un sentimiento de pecado? La sangre de Jesús perdona.

¿Es por una convicción de condenación? La justicia de Cristo justifica.

¿Es el poder del pecado en usted? La gracia de Jesús lo vence.

¿Es por alguna necesitad temporal urgente? Todos sus recursos se encuentran en Jesús y él ha prometido suplir todas sus necesidades para que no le falten el pan y el agua.

¿Es su sufrimiento debido al profundo dolor de haber perdido a un ser querido? ¿Dónde podría encontrar una compasión tan tierna como la del corazón de Jesús de quien está escrito “Jesús lloró”? (Jn. 11:35).

¿Quién puede consolar ese dolor más que Cristo? Él puede consolar y lo hace.

¿Corre usted algún peligro o se encuentra ante una dificultad que parece imposible de superar? Cristo es todo poder y él lo defenderá contra su enemigo y quitará de su camino la piedra de tropiezo.

¿Alguna enfermedad o declinación en su salud afecta su espíritu? Aquel que “tomó nuestras enfermedades” (Mt. 8:17) es su consolación ahora y no lo dejará sufrir solo. Él puede curar su mal con una palabra o tender su cama en medio de la enfermedad con el sostén de su gracia y las manifestaciones de su amor, de manera que pueda seguir allí con paciencia todo el tiempo que a él le plazca…

Tomado de Our God (Nuestro Dios), reimpreso por Soli Deo Gloria, un ministerio de Reformation Heritage Books, www.heritagebooks.org

Señales de peligro en el noviazgo

Todos hemos visto personas que van de relaciones de noviazgo no sanas y no sabias hacia matrimonios turbulentos, difíciles o incluso condenados. ¿Cómo podemos ayudar a la gente a evitar esto? ¿Cuáles son algunas señales de peligro en una relación de noviazgo no sana? Los libros de Lou Priolo han sido a menudo útiles para mí y esto ha demostrado el caso una vez más con un pequeño folleto que ha escrito sobre este mismo tema. Él ofrece una larga lista de señales de peligro, pero quiero enfocarme solo en 6 de ellas, las cuales he visto más a menudo.
Persistentes dudas sobre la relación. La primera señal de advertencia es la existencia de persistentes dudas sobre la relación. Hay muchas razones por las que la gente puede experimentar tales dudas. Algunas de ellas pueden ser legítimas y algunas pueden ser ridículas, y la dificultad viene al saber cuál es cuál. Priolo advierte: "La Biblia enseña que, como seguidor de Jesucristo, no debes avanzar hasta que estés seguro de que lo que vas a hacer no es pecado" (Romanos 14: 5, 23). Podemos extraer de la Biblia un "principio de retención" que nos advierte de no actuar hasta que estemos seguros de que no será pecaminoso proceder. “Si no puedes proceder haciendo lo que te gustaría hacer sin tener la fe (la seguridad basada en las Escrituras) de que puedes hacerlo para la gloria de Dios, es mejor esperar hasta que tu conciencia haya sido informada por la Palabra de Dios.” Si usted está teniendo serias dudas sobre la sabiduría de proceder hacia el matrimonio, haga tiempo y esfuerzo para resolver esas dudas bíblicamente.

Identificando al Abusador respetable

No todos los abusos se evidencian con moretones, y no todos los abusadores manifiestan su deseo de control con los puños. El abuso doméstico es a menudo difícil de detectar para aquellos que observan el Hogar desde el exterior. Los abusadores saben cómo cubrir sus huellas bien. A menudo son muy sociables y sobresalientes en público, son muy queridos por muchos de sus compañeros. Sin embargo, el llamado "abusador educado" es particularmente oculto. Estos abusos, sin embargo, pueden ser muy devastadores para sus víctimas. Es importante recordar que el abuso puede ser muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver.

Orar de manera ordenada

Estando en una situación extremadamente crítica, Job clamó a Dios… Su primera oración no fue: ¡Ah! Que sea sanado de la enfermedad que ahora afecta cada parte de mi cuerpo," ni siquiera: "Que pueda ver que mis hijos son devueltos de las fauces del sepulcro y que me sean devueltos mis bienes de manos de los saqueadores," sino que el grito primero y supremo es: "¡Oh que supiera dónde encontrar a Aquel que es mi Dios! Que pueda llegar ante su trono." Cuando arrecia la tempestad, los hijos de Dios corren a casa. Es un instinto celestial de un alma en gracia el buscar refugio de todos sus males bajo las alas de Jehová...

Infidelidad Emocional (2)

Caso 1. Rebeca está casada hace diez años y dice que su esposo es muy sensible y afectuoso en la cama. A Craig siempre le ha interesado mi placer sexual tanto como el suyo. Siento que es importante para él que yo tenga un orgasmo, así que la mayoría de las veces mientras estamos haciendo el amor, cierro los ojos y me imagino que estoy con otro hombre. No es alguien que conozca, ni nada por el estilo. Es solo una cara y un cuerpo imaginario que me excita porque no lo conozco y eso me da una sensación de peligro, ¿sabes? El solo pensar que un extraño me seduce en algún lugar exótico me da ganas de tener relaciones. No puedo lograr tener estas ganas si lo único que hago es estar sentada en la casa con mi esposo. No es que él no sea atractivo, simplemente me excita más imaginarme una aventura peligrosa con alguien al que no tengo que recogerles del piso los calcetines.

Infidelidad emocional (1)

Hubo una época en la que tenía aventuras extramatrimoniales con cinco hombres diferentes.

Primero, fue Scott. Lo conocí cuando trabajaba de voluntaria en un campamento de verano. Scott era muy sociable, extrovertido y conversador. Lo primero que me atrajo fue su capacidad para conversar con cualquiera; no solo me refiero a una conversación superficial, sino a una discusión profunda y significativa. Si entraba en un cuarto donde él estaba, me daba toda su atención y me preguntaba cómo iba todo y cómo me sentía. En comparación, sin embargo, mi esposo era un hombre de pocas palabras, del tipo fuerte, silencioso.

Un matrimonio que comenzó mal

Desde que fue concebido, Sansón tenía una misión que cumplir “Porque el niño será nazareo a Dios desde su nacimiento, y él comenzará a salvar a Israel de mano de los filisteos” Jueces 13:5. Sansón, desde su nacimiento, debía llevar una vida de santidad, pero infortunadamente vemos que él hizo todo lo contrario. Jueces 14 y 15.

Escogió a la mujer equivocada

Sansón era un joven prominente, conocedor de las leyes de su pueblo y en edad casadera. Sus padres y su pueblo esperaban que escogiera como esposa a una delicada mujer piadosa de Israel, para que obedeciera el mandato de Dios de no casarse con extranjeros porque: “... desviará a tu hijo de en pos de mí, y servirán a dioses ajenos; y el furor de Jehová se encenderá sobre vosotros, y te destruirá pronto.” Deuteronomio 7:3

Pero lastimosamente no fue así. Sansón fue a Timnat, un pueblo pagano ocupado por los filisteos y  aunque la biblia no nos aclara a que descendió un hombre nazareo, dedicado a la santidad a una ciudad filistea, si sabemos que “vio en Timnat a una mujer de las hijas de los filisteos”. Sansón “vio”, se fijó, deseó a una mujer filistea. Fue donde sus padres y les declaró su decisión de tomarla por esposa. A pesar de las advertencias que ellos le hicieron, Sansón se empeñó en casarse en contra de la voluntad de sus padres y de la ley de Dios.

Orar según las escrituras (parte 3)


1. Ora para que seas sabia en tus conversaciones, escogiendo cada palabra cuidadosamente para fomentar el respeto por tu esposo y la iglesia, y para edificar a tus hermanas en Cristo. Ora para que sepas como responder ante el chisme y que siempre hables con bondad y compasión (Prov 11:13; 21:21; 31:26; 1Ped 3:10).

2. Ora para que sirvas a otros con el amor ágape de Dios y los impulses con Su sabiduría y compasión (Gal 5:13b; Fil 2:3-4; Prov 31:20).

3. Ora por unidad espiritual en la iglesia. Ora porque al enemigo no le sea permitido crear divisiones, contiendas o malentendidos de ninguna forma (Rom 14:19; 1Cor 12:25).

4. Ora para que seas cubierta con fuerza y dignidad. Ora para que tenga un espíritu gentil y cortés y represente al Señor tan bien como Su embajador (Prov 31:25a; 2Cor 5:20a; 1Ped 3:4).

Orar según las escrituras (parte 2)


1.   Ora para que Dios te de, a ti a tu familia, buenos amigos, que los exhorten, los  fortalezcan y les provean de compañerismo sincero, responsabilidad y tiempo de descanso (Sal 55:14; 119:63).

2.      Ora para que seas una mujer de oración y alabanza, que guíes mediante el ejemplo –enseñando a otras mujeres como caminar en una relación cercana con el Padre (1Tes 5:17; Hech 1:14a; Mar 1:35, Mat 4:10; Tito 2:4-5).

3.     Ora para que tomes decisiones sabias en tu estilo y protejas tu salud, especialmente en comer adecuadamente, hacer ejercicio y descansar lo suficiente. Ora por tiempos de relajación y renovación para balancear el estrés. (Rom 12:1-2; 1Cor 9:27; 6:19-20; 10:13; Prov 31:17).

4.     Ora para que estés en la Palabra de Dios y camines por fe en el temor del Señor –en lugar del temor al hombre. Ora para que no busques la aceptación de otros o se compare con ellos, sino que descubras la verdadera libertad en Cristo (Prov 19:23; 31:30; Heb 11:6, 2Tim 2:15; Sal 119:45; Ef 1:3-12).

Orar según las escrituras (parte 1)


1. Ora para que ames a Dios con todo tu corazón, alma, mente y fuerzas, para que el Espíritu de Dios trabaje en tu corazón en poder, y que valores y tengas prioridades bíblicas (Deut 6:5; Mat 6:33). 

2. Ora para que cultives un carácter fuerte e integridad absoluta, para que tu testimonio sea genuino, y que guarde su corazón (1Tim 1:5; 3:7; Prov 4:23).

3. Ora para por tu caminar personal con Dios, que tu alma y tu espíritu sean alimentados y fortalecidos, para que pases más tiempo leyendo la Palabra de Dios que libros y artículos cristianos (2Tim 2:15-16; Sal 119:7).

4. Ora para que puedas aconsejar y enseñar con discernimiento a través del uso sabio de la Escritura y fe en el poder de Dios (Sal 119:99; Sant 1:5-6).

Sexo: Diseño de Dios


La biblia describe a la unión entre marido y mujer como “una sola carne” (génesis 2:24) que significa “juntar “, “pegar”, “estar bien unido”. Para Dios la sexualidad dentro del matrimonio entre un hombre y una mujer, es igual de santa a la de orar o cantar en la iglesia, ya que fue diseñada por Él.

El diseño:
                              
Dios diseño el sexo en el matrimonio para la unidad:

La intención de Dios al crear el sexo fue para que, por medio del placer y la proximidad, se refuerce el vínculo físico e íntimo y que a través del gozo se atraigan tanto el esposo y la esposa a una unión profunda, que aumente la unidad y el compañerismo necesario dentro del matrimonio.

Dios diseño el sexo en el matrimonio para la procreación de la vida:

La intención de Dios al crear el sexo fue para que, su plan para la humanidad de “llenad la tierra y sojuzgadla” pudiera cumplirse. La procreación es un alto privilegio y responsabilidad que Dios le ha dado a la pareja para reproducir la vida.

Dirigiendo a Nuestros Hijos a Jesús

Una de las cosas más importantes que vamos a hacer en la Segunda Iglesia Presbiteriana es discipular a nuestros hijos en una fe viva y personal en el Señor Jesucristo. Vivimos en una sociedad que asume que cuando los niños crecen, van a deshacerse de las creencias y valores de la familia. Pero la Biblia ve las cosas de manera diferente. El libro de Proverbios dice que los años de la infancia tienen una influencia formativa que dura toda la vida: " Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él" (Proverbios 22: 6.).