¿Dónde hallar consuelo?

No puede haber ninguna revelación de Dios como el Dios de toda consolación, excepto por medio de Cristo. Él es el Depositario de nuestra consolación, tanto que es llamado “la consolación de Israel” (Lc. 2:25). Cristo es nuestro consuelo y el Espíritu Santo es nuestro Consolador.

¿Quién puede escuchar estas palabras de ternura y amor que brotan de sus labios para los corazones dolientes de sus discípulos en víspera de ser separados de él y no sentir que Cristo es realmente la consolación de su pueblo? “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay” (Jn. 14:1-2).

¿Surge su dolor de un sentimiento de pecado? La sangre de Jesús perdona.

¿Es por una convicción de condenación? La justicia de Cristo justifica.

¿Es el poder del pecado en usted? La gracia de Jesús lo vence.

¿Es por alguna necesitad temporal urgente? Todos sus recursos se encuentran en Jesús y él ha prometido suplir todas sus necesidades para que no le falten el pan y el agua.

¿Es su sufrimiento debido al profundo dolor de haber perdido a un ser querido? ¿Dónde podría encontrar una compasión tan tierna como la del corazón de Jesús de quien está escrito “Jesús lloró”? (Jn. 11:35).

¿Quién puede consolar ese dolor más que Cristo? Él puede consolar y lo hace.

¿Corre usted algún peligro o se encuentra ante una dificultad que parece imposible de superar? Cristo es todo poder y él lo defenderá contra su enemigo y quitará de su camino la piedra de tropiezo.

¿Alguna enfermedad o declinación en su salud afecta su espíritu? Aquel que “tomó nuestras enfermedades” (Mt. 8:17) es su consolación ahora y no lo dejará sufrir solo. Él puede curar su mal con una palabra o tender su cama en medio de la enfermedad con el sostén de su gracia y las manifestaciones de su amor, de manera que pueda seguir allí con paciencia todo el tiempo que a él le plazca…

Tomado de Our God (Nuestro Dios), reimpreso por Soli Deo Gloria, un ministerio de Reformation Heritage Books, www.heritagebooks.org

No hay comentarios: